La Navidad es una época de celebración, en la que nos juntamos con amigos, familia y compañeros de trabajo para pasar un buen rato. Sin embargo, los excesos típicos de estas fechas pueden pasarnos factura: digestiones pesadas, ardor de estómago, náuseas... y, por supuesto, los temidos kilos de más.

La abundancia de comida y bebida típica de estas fechas nos incita a sustituir la saludable dieta mediterránea, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco, por un exceso de grasas, dulces y calorías: una comida «normal» de Navidad tiene alrededor de2.300 calorías, más de las que se recomienda consumir en todo un día. 

Para afrontar las cenas de Navidad de la manera más sana posible y disfrutar de ellas sin sobresaltos estomacales, os proponemos unosconsejosque pueden venir bien. Son de sentido común, pero, además, están basados en las recomendaciones de laSociedad Española de Endocrinología y Nutrición(SEEN) y laSociedad Española para el Estudio de la Obesidad(SEEDO):

  • Fuera de los días señalados, no varíes tu alimentación. No debes ni hacer una dieta muy estricta ni hartarte de sobras (de hecho, si cocinas tú, trata de calcular las raciones para que no sobre comida) y dulces.
  • El ayuno las horas previas a una comida copiosa, lejos de compensar el atracón, lo fomenta, ya que produce hambre y ansiedad. Come algo, como por ejemplo una fruta, un poco antes. Así te será más sencillo moderarte.
  • Haz más ejercicio físico del habitual para compensar los excesos.
  • En las fechas especiales suele haber mucha variedad de alimentos, todos deliciosos, así que solemos querer probarlos todos. Puedes hacerlo, pero sírvete raciones pequeñas y no repitas.
  • Si tú eres el encargado de planificar el menú, trata de equilibrarlo. Por ejemplo, si el plato principal es muy calórico, procura que los entrantes y acompañamientos sean más ligeros. Los postres a base de frutas están muy ricos, contienen fibra y apenas engordan.
  • El alcohol tiene muchas calorías y no aporta ningún beneficio a la salud. Además, favorece la deshidratación. Controla la cantidad y bebe también agua. Evita los refrescos con azúcar, pues también son ricos en calorías y pobres en nutrientes.

Si, a pesar de todo, has comido demasiada cantidad en uno de esos eventos, es probable que sufras un empacho, también conocido comoindigestiónodispepsia aguda. Es fácil reconocerlo: dolor en el centro de la parte superior del abdomen, hinchazón, gases, eructos, náuseas y vómitos. También puedes notar ardor en el estómago y reflujo (ácido que sube hacia la garganta).

Los siguientes consejos puedenaliviar los síntomas:

  • Las infusiones naturales ayudan a la digestión: hinojo, menta, manzanilla, comino, anís.
  • Puedes tomar antiácidos de venta en farmacias, o bien algún protector gástrico que te recete tu médico. También te pueden ayudar los medicamentos contra los gases, como aquellos que contienen el principio activo simeticona.
  • Bebe mucha agua, a sorbos pequeños pero frecuentes, sobre todo si tienes vómitos.
  • No te acuestes justo después de comer y usa ropa poco apretada para que no aumente el reflujo.

              Esperamos que estas pautas te ayuden a pasar unas fiestas muy felices… y saludables.                FELIZ NAVIDAD¡¡¡¡¡¡¡                                    arbol de navidad con lazo rojo 23 2147500603