5 Consejospara volver a la rutina después de Vacaciones

                            Las vacaciones son el momento más deseado del año para recargar energía y poder realizar actividades que no se pueden hacer habitualmente por las obligaciones laborales diarias. Con el final de vacaciones y la vuelta al trabajo el primer desafío con el que nos encontramos es retomar las actividades habituales y los horarios regulares.

 

¿Por qué nos cuesta adaptarnos a la rutina después de un periodo de descanso?

El ser humano organiza toda su vida en torno a una serie de costumbres que repite continuamente construyendo su estilo de vida. Entre estas costumbres se encuentra la hora a la que nos despertamos, los horarios de comidas, prácticas laborales…Dentro de este contexto las vacaciones son un momento de ruptura con esta repetición de hábitos que se experimenta como un momento de libertad y disfrute sin limitaciones.
El reto surge cuando el periodo de vacaciones finaliza y nuevamente hay que retomar los horarios y actividades con motivación y energía.

Si quieres regresar al trabajo feliz sigue leyendo para poner en marcha 5 consejos imprescindibles para tener una vuelta al trabajo mental y físicamente saludable.

¿Qué puedo hacer para afrontar la vuelta al trabajo después de vacaciones con una actitud positiva?

Estos son los 5 tips para afrontar el final de vacaciones y volver al trabajo feliz:

1) Paso a paso,periodo de adaptación hará que esta etapa sea más llevadera

2)  Cambio nutricional para cuidar tu cuerpo

3) Cambio mental para mimar tu mente

Visualízate en tu día a día con optimismo y alegría y enfócate en los aspectos positivos del regreso.

Por ejemplo

4) Planifica las actividades de ocio que vas a realizar durante este nuevo periodo laboral

Recuerda que el año tiene 365 días. Es importante que tengas claro que volver a la rutina no implica abandonar todas las actividades gratificantes. Programar descansos y momentos que nos mantengan ilusionados y motivados mejora nuestro rendimiento.

Por ejemplo

 5) Un nuevo punto de partida. Concéntrate en un proyecto vital que te ilusione y busca motivaciones e ilusiones claras

Experimentar que estamos ante un nuevo punto de arranque es muy positivo porque aumenta nuestra motivación y disposición para mantenernos constantes en la consecución de objetivos.

Por ejemplo:

Recuerda que tener los ojos puestos en nuestra meta es fundamental para alcanzarla pero hay que saber caminar hacia ella disfrutando de todo el recorrido durante el camino.