Gastos de envío gratis a partir de 59€ 

0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

En nuestra tienda
plg_search_categories
plg_search_contacts
En nuestra web
plg_search_newsfeeds
En nuestro blog
plg_search_tags

dudas lastablas

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Quemadura solar

Quemadura solar

                                    Comienza la temporada de vacaciones y los días al sol y en la playa en los que te has marcado el objetivo de conseguir un bonito bronceado. Pero, en ocasiones, ese tono dorado no se consigue con facilidad y, en su lugar, tras un despiste o por el mal uso de las cremas solares, aparecen las indeseadas quemaduras. ¿Qué puedes hacer? ¿Cómo tratarlas? 

                                   Todos sabemos que abusar del sol es perjudicial para la salud de la piel y que es uno los factores mas importantes en su envejecimiento y está muy ligado a los posibles procesos cancerígenos. Pero aunque se hacen muchas advertencias en todos los medios, las quemaduras solares continúan ocurriendo. Y una quemadura solar, dependiendo del grado o intensidad de la misma puede ser tanto o más peligrosa que una quemadura por otra posible causa. El primer signo es el enrojecimiento de la piel, la dilatación de los vasos sanguíneos. Y como segunda respuesta es la inflamación del organismo para reparar la lesión. Posteriormente la piel empieza a perder su hidratación y se nota la sensación de tirantez. Las células de la piel empiezan a engrosar y a producir melanina como respuesta protectora a la exposición solar y como respuesta a proteger el ADN celular.

 

El principal problema de las quemaduras es que muchas veces no advertimos hasta que ya es demasiado tarde que nos hemos quemado. Si bien es cierto que es muy agradable estar al sol, sobre todo cuando la temperatura no es muy elevada. También puede pasar cuando por descuido nos quedamos dormidos al sol, o cuando olvidamos aplicar el protector solar o renovar la aplicación después del baño, o bien no nos percatamos de la intensidad del sol. Cuando se va el sol o llegamos a casa, nos damos cuenta del desastre.

¿Qué deberíamos hacer cuando nos hemos quemado por el sol?

 

                           Las quemaduras por el sol cursan con enrojecimiento de la piel, inflamación y dolor. Si la quemadura es más importante, debido a que la piel es más sensible, o la exposición ha sido mucho más intensa, se pueden formar ampollas, y éstas podrían infectarse si no se curan bien y provocar lesiones y marcas en la piel irreversibles.

                           Sobre todo en la piel de los niños, al más mínimo aspecto o señal de enrojecimiento se debe empezar el tratamiento como si de una quemadura se tratase, ya que en una piel infantil puede aparecer la quemadura hasta 6 horas después de la exposición solar. Y puede tener su máxima lesión hasta las 24 horas.

 

                      Lamentablemente, las quemaduras de la piel originadas por la radiación solar siguen siendo un problema bastante frecuente en verano. Según calcula la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), cada verano un 39% de los niños presenta quemaduras solares. Este problema no se produce por haber escogido el fotoprotector inadecuado, por no reponerse la crema solar cada cierto tiempo o por no insistir en determinadas zonas, como el borde de las orejas, la zona más alta de la espalda o los labios,lugares que  se nos olvidan.

                            Las quemaduras solares se producen porque, directamente, no se ha aplicado el fotoprotector solar sobre la piel. Así lo aseguran los dermatólogos, quienes también subrayan que las quemaduras solares repetidas pueden llegar a desembocar en un cáncer de piel de tipo melanoma o no melanoma (queratosis actínica, carcinoma basocelular, carcinoma epidermoide). Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), sufrir cinco quemaduras antes de los 20 años aumenta el riesgo de melanoma en un futuro en un 80%.

 

Quemaduras por el sol en niños

Durante el verano los niños están más expuestos a las quemaduras del sol. Por eso, te contamos todo lo que debes saber para evitar y, en caso de quemadura, saber cómo actuar.

Cremas solares para bebés y niños: ¿cuáles son las más recomendables? Siempre factor de proteccion 50+

 

Con cautela, el sol tiene beneficios para la salud de grandes y pequeños. Pero, si nos exponemos en exceso y sin la protección adecuada, puede ser muy perjudicial para la piel.

                                       Aunque pensemos que aplicar crema protectora solar con factor 50+ una vez es suficiente, no lo es ni para adultos ni mucho menos para niños. Todo el mundo debería renovar la protección cada media hora (y más si vamos a pasar un día entero con exposición al sol) pero, esta recomendación, se vuelve casi obligatoria cuando hablamos de la piel de los más pequeños.

                                        Ante todo debe quedar claro que es desaconsejable exponer a los bebés de menos de seis meses al sol. Su piel está todavía muy sensible y sigue formándose. Además no es conveniente aplicarles crema solar cuando son tan pequeños. Por ello, en este caso, el bebé debe permanecer a cubierto, debajo de una sombrilla y preferiblemente vestido con ropita ligera de tejidos naturales como el algodón..

                                         Después de los seis meses de vida, sí se puede comenzar a exponer al bebé al sol. Eso sí, siempre fuera de las horas centrales del día y el menor tiempo posible. Por supuesto, sobra decir que habrá que aplicarle un protector solar especialmente diseñado para la piel de los bebés y que lleve un filtro de protección muy elevado. Con proteccion solar con filtro fisico

 

¿Cómo evitar las quemaduras por el sol?


               Ante todo debes recordar que no se debe exponer a los niños al sol en las horas centrales del día. Además, hacerlo sin protección es un riesgo aún mayor. Si decides pasar el día en la playa o la piscina, será muy necesario renovar la protección solar al menos cada media hora mientras estéis expuestos.

Es muy recomendable que los niños lleven gafas de sol con factor de protección UV para evitar quemaduras en los ojos. Si le ponemos un gorrito o gorra, también vendrá genial.

Valora este artículo del blog:
1
CENAS DE MANTENIMIENTO
vitamina D
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Jueves, 13 Diciembre 2018
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Menú móvil

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.