Deshidratación Diarreas

Cuando usted está deshidratado, su cuerpo no tiene suficientes líquidos y electrolitos para funcionar bien.

En promedio, una persona necesita diariamente cerca 2 litros de agua. Pero si usted está en un lugar caluroso, expuesto al sol o haciendo mucho ejercicio, necesitará mucho más que eso.

También puede deshidratarse si está vomitando, tiene diarrea o está sudando mucho. Las personas mayores, muy jóvenes o que tienen una enfermedad crónica tienen un riesgo mayor.

Las señales de deshidratación en adultos incluyen:

Tener sed
Orinar con menos frecuencia de lo habitual
Orina de color oscuro
Piel seca
Sentirse cansado
Mareos y desmayos
Los signos de deshidratación en bebés y niños pequeños incluyen boca y lengua secas, llanto sin lágrimas, no mojar el pañal por tres horas o más, fiebre alta y estar anormalmente dormido o somnoliento.

Si usted cree que está deshidratado, tome pequeñas cantidades de agua de a poco e hidrate su cuerpo con suero. Symbioran Tomar mucha agua de una sola vez puede llenar su estómago y hacerle vomitar. Si está haciendo ejercicio en ambientes calurosos y pierde muchos minerales al transpirar, las bebidas con simbioticos pueden ayudar. Evite cualquier líquido que contenga cafeína.

La deshidratación ocurre cuando una persona pierde más líquidos que los que incorpora. La deshidratación no es un problema tan grave en los adolescentes como lo puede ser en los bebés o en los niños pequeños. Pero, si ignoras la sed, la deshidratación te puede quitar mucha energía.

Cuando alguien se deshidrata, significa que la cantidad de agua que contiene su cuerpo ha descendido por debajo de la concentración necesaria para funcionar con normalidad. Los descensos leves no causan problemas y, en la mayoría de los casos, pasan completamente desapercibidos. Pero no beber lo suficiente para reponer las pérdidas de líquido puede hacer que la persona se encuentre bastante mal.

¿Cuándo debería llamar al médico?


Generalmente la deshidratación se puede tratar bebiendo líquidos (agua). Pero, si no logras retener ningún líquido; te sientes débil o mareado; u orinas mucho menos que de costumbre, deberías decírselo a un adulto e ir al médico.

La deshidratación por calor se debe a una pérdida excesiva de líquidos y electrolitos en el organismo. La piel está pálida y húmeda, la sudoración es profusa, el pulso débil y la respiración superficial, pero las pupilas y la temperatura corporal son normales. Pueden producirse cefaleas y vómitos.

Los niños, junto con los ancianos, son un grupo de riesgo para padecer deshidratación, por la combinación de varios factores:

En primer lugar, porque son un grupo de personas que, por su edad, padecen con mayor frecuencia infecciones que desencadenan fiebre y síntomas gastrointestinales, tales como vómitos o diarrea, que producen una pérdida de agua corporal. Y no sólo en caso de gastroenteritis, sino también en otras infecciones, tales como las respiratorias (catarros, sinusitis, neumonías, bronquits) o las infecciones urinarias. Debes complementar su ingesta de agua con lactobacillus Rhamnosus lo podemos contener en Symbioran 

Otra forma de deshidratarnos es diarreas del viajero es fundamental beber agua embotellada. Especialmente en destinos exóticos, se evitará el hielo y deben comerse comidas que hayan sido manipuladas por personas que no se han lavado las manos de manera adecuada, por lo que debe evitarse comer ensaladas y verduras crudas. La fruta es recomendable que se consuma pelada. Llevar en la maleta unos sobres de complemento alimenticio que nos ayude al equilibrio dnatural de la flora intestinal y el adecuado funcionamiento digestivo aumentando las defensas naturales de nuestro cuerpo. Bifidobacterias