Gastos de envío gratis a partir de 59€ 

0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

En nuestra tienda
plg_search_categories
plg_search_contacts
En nuestra web
plg_search_newsfeeds
En nuestro blog
plg_search_tags

dudas lastablas

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

ANTIBIOTICOS EN NIÑOS

ANTIBIOTICOS EN NIÑOS

     

Los antibióticos en niños de 0 a 36 meses

 

Los antibióticos son unos medicamentos muy eficaces que en las últimas décadas han contribuido de manera extraordinaria a la disminución de la mortalidad Infantil. Sin embargo, no deben administrarse de manera indiscriminada sin saber qué tipo de infección o microbio hay que tratar.

Durante los últimos años, los antibióticos se han ido perfeccionando y ahora disponemos de una gran cantidad de ellos. Su actividad se ha extendido a la práctica totalidad de las bacterias que producen enfermedades en los niños y su potencia ha aumentado mucho a la vez que se han reducido considerablemente sus efectos secundarios. Muchos de los antiguos antibióticos que producían estos efectos ya casi no se utilizan en pediatría.

Sin embargo, el abuso en su consumo hace que las bacterias vayan acostumbrándose cada vez más a ellos y se hagan resistentes, lo cual causa problemas graves para tratar algunos casos de enfermedades frecuentes. Esto se puede evitar siendo muy cuidadosos con su administración: los antibióticos no son necesarios ni convenientes en todas las enfermedades infecciosas, ya que no tienen ninguna utilidad frente a los virus, que son los microorganismos causantes del 80% de las enfermedades infecciosas infantiles.

Información importante sobre los antibióticos

  • Los antibióticos son medicamentos potentes: Algunos de ellos, a veces, pueden llegar a ser tóxicos para algunos tejidos del organismo o producir reacciones adversas peligrosas.
  • No debes administrarlos nunca sin la prescripción del pediatra: Porque son medicamentos potentes, deben ser utilizados previa prescripción del pediatra y nunca siguiendo recetas anteriores para enfermedades similares. El antibiótico debe adecuarse a la bacteria que causa la enfermedad, debe darse en las dosis correctas y el tratamiento debe durar un tiempo concreto.
  • Sobre todo, no debes administrárselos al niño si tiene fiebre pero la causa no está clara: El hecho de tener fiebre alta no indica la necesidad de dar antibiótico, pues la infección que causa esta fiebre puede ser de origen vírico y la administración de antibiótico sería inútil. La cantidad de fiebre, salvo en el lactante muy pequeño, no está directamente relacionada con la gravedad de la enfermedad. Aunque tu hijo tenga fiebre, no debes asustarte si su estado general es bueno.
  • Si te han recetado antibióticos para el niño/a no debes dejar el tratamiento a medias aunque ya se encuentre bien: Si empiezas a dárselos cuando el pediatra te lo indique, no dejes de hacerlo antes de que haya acabado todo el tratamiento, aunque le parezca que ya está curado/a o que no le hacen efecto. Si tienes dudas, consulta de nuevo con el pediatra.
  • Muchos efectos adversos atribuidos a los antibióticos no son ciertos: Muchos de los efectos adversos que popularmente se atribuyen a los antibióticos (debilidad, disminución de las defensas, anemia, etc.) no son ciertos. Los antibióticos no producen estos efectos ni aun en el caso de que tenga que dárselos repetidas veces o durante mucho tiempo. El antibiótico contribuye, junto a las defensas del organismo, a luchar contra las bacterias.Especialmente los antibióticos han de ser administrados exactamente el número de días que el pediatra señale y la razón es simple: el doctor sabe cuánto tiempo necesita el antibiótico para acabar con la bacteria.

Dar medicamentos sin receta médica es un gran problema. Estamos generando bacterias resistentes a los antibióticos y nos quedamos sin armas para atacarlas. Estos son los errores más comunes.

            otitis bebes 320 

 

Investigadores valencianos han desarrollado un ambicioso e inédito estudio multinacional sobre la prescripción de antibióticos en niños que concluye que en España se hace de forma excesiva, pues en sus dos primeros años de vida reciben hasta un 50% más que los alemanes y estadounidenses.

El estudio ha sido llevado a cabo por la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio), dependiente de la Consejería de Sanidad, junto con un consorcio de científicos alemanes, italianos, noruegos, coreanos y estadounidenses y hecho público este martes por la Generalitat.

Los científicos han seguido a más de 74 millones de niños, de edades comprendidas entre los 0 y los 18 años, entre 2008 y 2012, en el primer y más largo estudio comparativo sobre el uso de antibióticos entre países, según el Gobierno valenciano.

Según advierte el director científico de Fisabio, Javier Díez-Domingo, «los resultados sugieren que en España se prescribe un número elevado de antibióticos en los niños, y que al menos más del 50 % de estas prescripciones son innecesarias. Han aparecido ya  bacterias resistentes a todos los antibióticos conocidos, lo que está poniendo a la población en una situación comprometida».

«Todavía podemos revertir esta evolución>> mediante un uso racional de los antibióticos», reclama Díez-Domingo,

para quien existe todavía «una falsa creencia de la bondad de los antibióticos, y lo que se está viendo es que su uso inadecuado lleva a más problemas que beneficios».

A su juicio, es necesaria una «concienciación social» sobre el uso de antibióticos y los pediatras de atención primaria deben ser los primeros en actuar, mediante la disminución de la prescripción y la educación sanitaria.

La única cohorte española del estudio multinacional ha sido representada íntegramente por la población residente de la Comunidad Valenciana, gracias a la información extraída de las bases de datos de la Consejería de Sanidad.

Este estudio ha demostrado la existencia de grandes diferencias entre países en el uso de antibióticos, llegando a producirse hasta 7,5 veces más prescripciones por niño y año en Corea del Sur (el país que más frecuentemente receta antibióticos) que en Noruega (el país con menor consumo).

 

Las diferencias se observan incluso entre los propios países europeos: tras Corea del Sur, las mayores prescripciones se realizan en Italia y España; lejos quedan Noruega y Alemania, que presentan los menores ratios de prescripción en todos los grupos de edad.

 

Durante los dos primeros años de vida, los niños españoles reciben de media 1,5 antibióticos por año, similar a Italia, lo que supone 3,5 veces más que la prescripción en Noruega y un 50% más que en Alemania y en Estados Unidos, unas diferencias que se observan en todos los grupos de edad establecidos.

 

España es de los países de la Unión Europea con mayor resistencia a antibióticos, junto con Rumanía, Croacia, Bulgaria y Eslovenia, y es mucho mayor que Noruega, donde se prescribe mucho menos antibiótico, señalan desde Fisabio.

 

El artículo, titulado «Antibiotic use in children -a cross-national analysis of 6 countries», recoge los resultados de esta investigación que ha sido recientemente publicada en la revista «The Journal of Pediatrics»

 

Valora este artículo del blog:
1
Piel Atopica
¿Que es un Probiotico?
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Jueves, 13 Diciembre 2018
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Menú móvil

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.