Gastos de envío gratis a partir de 59€ 

0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

En nuestra tienda
plg_search_categories
plg_search_contacts
En nuestra web
plg_search_newsfeeds
En nuestro blog
plg_search_tags

dudas lastablas

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario
Destacado

DIETA

DIETA

 

                    2 días de la semana

 

Comida                                   pescado blanco lechuga Espárragos  Infusión   AQUILEA 
Cena                                       pescado blanco Espárragos o lechuga Infusión AQUILEA 

 

 

CENAS de la SEMANA

- Consomé Ensalada variada lechuga tomate pepino apio 3 palitos de cangrejo
- Consomé (con sal o sin sal) con ternera plancha
- Queso fresco jamon de pavo 2 dias
- Puré de calabacín con lenguado al papillote

Todas las cenas llevan una infusión AQUILEA   

NOTA
1.5 L DE AGUA
3 BISCOTES 
MODERAR LA CANTIDAD DE SAL
LOS CONSOMÉ SE PUEDEN HACER CON CALDO VEGETAL

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
83 Hits
0 Comentarios
Destacado

Manchas marrones

Manchas marrones

Las manchas marrones en la piel pueden aparecer por diversas razones.

Hay que tener en cuenta el tamaño y la sensación que producen al tacto, si presentan abultamiento o son pigmentaciones en la piel.

Las causas de estas pueden ser muy variadas, desde el efecto de haberse expuesto al sol de manera prolongada a la respuesta del organismo hasta un problema de origen interno.

Sea cual sea la causa, y según las circunstancias por las que se den, es posible tratarlas para lograr hacerlas desaparecer o disimularlas un poco.

Las manchas oscuras en la piel son las más comunes, siendo causadas por la exposición solar excesiva a lo largo del tiempo. Esto ocurre porque los rayos solares estimulan la producción de melanina, que es el pigmento que le da el color a la piel. Sin embargo las alteraciones hormonales, el uso de medicamentos y otros factores que actúan sobre los melanocitos dan origen a diversas manchas en el rostro y en el cuerpo.

Manchas marrones en la piel: las causas de su aparición

Es necesario entender qué significan cada una de las manchas oscuras que se dan en la epidermis. Aunque en muchos casos son benignas, en otros se remiten a causas que deben ser tratadas médicamente, ya que van más allá de una razón estética.

Manchas por exposición solar

El lentigo solar, como su nombre indica, es el resultado de una exposición a la luz solar. Esta altera la melanina, que contiene las células de la piel, cambiando su pigmentación y ocasionando pequeñas máculas de color marrón.

En principio, no tienen por qué suponer un riesgo para la salud, pero se debe tener en cuenta que la exposición directa a los rayos ultravioletas provoca hiperpigmentación y puede causar alteraciones en la piel precursoras de malignidad.

Las más conocidas, como consecuencia de la luz solar, son las pecas y los lunares comunes.

Las pecas, aunque tienen un origen genético, se fomentan con los rayos UV. Son más comunes en personas de piel blanca.


Los lunares pueden aparecer desde el nacimiento, presentándose en todas las personas. También es posible adquirirlos a cualquier edad, siendo necesario revisarlos, en caso de que cambien su estructura.


Manchas por envejecimiento


Las manchas forman parte del envejecimiento corporal. Con los años, van haciéndose visibles en aquellas zonas del cuerpo que han estado en contacto con el sol. Suelen ser simétricas y llegan a alcanzar 2 milímetros de diámetro, tornándose muchas de ellas a una tonalidad oscura.

Manchas por enfermedad o patologías


Desgraciadamente, existen enfermedades que afectan a un número cada vez más amplio de la población. Estas, junto a diversas patologías, producen efectos en la piel, evidentes en muchos casos.

Los melasmas forman parte de este grupo y se causan por cambios hormonales, más presentes en el género femenino.

El melasma es una mancha oscura que surge en el rostro, cerca de los cachetes y de la frente, siendo muy común su aparición en el embarazo o en la menopausia debido a las alteraciones hormonales. Estas alteraciones irritan los melanocitos que dejan las áreas más oscuras en determinadas áreas del rostro. Estas generalmente aparecen o empeoran cuando la persona se queda mucho tiempo expuesta al sol.

Son normales durante la menopausia y el embarazo. También los encontramos ante cambios en la tiroides o como consecuencia de la toma de anticonceptivos. Tienen forma de parche y se exteriorizan más con la exposición solar.
La acantosis nigricans se define por oscurecer partes de la piel del cuello, ingles y axilas, engrosando esas zonas de la epidermis. Padecer de trastornos endocrinos y hormonales parecen ser las causas de estas manchas, además de reacciones medicamentosas.


Para  prevenir las manchas oscuras en la dermis


Teniendo en cuenta que muchas de las causas de la aparición de estas manchas están motivadas por el sol, la primera recomendación se encamina a protegerse del mismo, no exponiéndose por mucho tiempo y utilizar fotoproteccion solar con filtro mineral  Especialmente, las personas con una epidermis más clara deben cuidarse más de los rayos UV, por representar un factor de riesgo por cáncer de piel. Por ello es imprescindible utilizar un protector solar incluso en invierno.

También, si hay sospecha del efecto de un medicamento sobre la piel, el paciente deberá ponerse en contacto con su médico para exponerle sus dudas. Disimular las manchas de la piel es posible. Aunque existen muchas causas por las que aparecen, pueden ser tratadas con el fin de preservar una buena estética, siendo necesario vigilar su evolución de forma periódica mediante la visita regular a la consulta de un dermatólogo.

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
219 Hits
0 Comentarios
Destacado

QUEMADURA

QUEMADURA

Una quemadura es una lesión en los tejidos del cuerpo causada por el calor, sustancias químicas, electricidad, el sol o radiación. Las escaldaduras por líquidos calientes y vapor, los incendios en edificios y los líquidos y gases inflamables son las causas más comunes de las quemaduras. Otro tipo de quemadura es la causada por inhalación de humo o partículas tóxicas.

Existen tres tipos de quemaduras:

1. Quemaduras de primer grado, que dañan solamente la capa externa de la pielson las superficiales. Hay enrojecimiento, dolor si se tocan y algo de inflamación. Las más comunes son las que causa el sol y los pequeños accidentes domésticos por tocar objetos calientes. Suelen curar bien.
2. Quemaduras de segundo grado, que dañan la capa externa y la que se encuentra por debajo de ella,son más profundas. Hay enrojecimiento y ampollas. Son muy dolorosas.
3. Quemaduras de tercer grado, que dañan o destruyen la capa más profunda de la piel y los tejidos que se encuentran debajo de ella,afectan a todas las capas de la piel. Se pierde la sensación de dolor por afectación de los nervios. Pueden ser de color negro o blanquecino. Son las más graves.

 

Las quemaduras pueden causar hinchazón, ampollas, cicatrices y, en los casos más severos, shock e incluso la muerte. También pueden conducir a infecciones porque dañan la barrera protectora de la piel.

El tratamiento de las quemaduras depende de la causa, qué tan profunda es y qué grande es el área del cuerpo afectada.

Las pomadas con antibióticos pueden prevenir o tratar las infecciones.

Para quemaduras más graves, es posible que se necesite tratamiento para limpiar la herida, reemplazar la piel y asegurarse que el paciente recibe suficiente líquidos y nutrición.

¿Qué debemos observar en una quemadura?

Hay que saber cual es la causa (fuego, líquidos calientes, productos químicos, electricidad). También en que zona del cuerpo ha sido, que superficie del total de la piel y como es de profunda.

- Localización: son zonas graves la cara, las manos, los pies, los genitales, las articulaciones y zonas de flexión.

- Extensión: se mide con la palma de la mano  La palma de la mano con los dedos extendidos corresponde a un 1% de la superficie corporal

- Profundidad: indica las capas de la piel que se han dañado.


¿Qué hacemos ante una quemadura?

1.- Separar  de la causa de la quemadura (agua caliente, producto químico, fuego...). En caso de ser por electricidad, asegurarse la desconexión de la corriente.

2.- Quitar la ropa que cubra o rodee la quemadura. También anillos, pulseras o relojes, que pueden comprimir y retener calor. No intentar retirar la ropa que esté pegada a la piel o en caso de ser muy extensas.

3.- Lavar la zona con agua corriente de 10 a 50 minutos. Evitar el agua excesivamente fría.

4.- Cubrir la quemadura con un paño limpio y seco. Abrigar en caso de quemaduras extensas para conservar la temperatura corporal.

5.- No usar remedios caseros (vinagre, aceite, pasta de dientes, tomate, café, etc). Aunque logren aliviar momentáneamente el dolor, pueden ser perjudiciales para la cicatrización posterior.

6.- En las habituales de 1º grado se puede aplicar una pequeña cantidad de una crema hidratante cada 2-6 horas durante 3 – 4 días (por ejemplo crema de aloe vera o rosa de mosqueta).

7.- En caso de dolor se pueden usar analgésicos habituales como paracetamol o ibuprofeno a la dosis correspondiente según el peso del niño.

8.- Las quemaduras extensas (>5%), profundas (2º y 3º grado) o en localizaciones de riesgo (cara, articulaciones, etc) deben ser tratadas por personal sanitario.

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
184 Hits
0 Comentarios
Destacado

DIETA

DIETA

       Primer día

COMIDA

Pollo plancha pechuga muslo o solomillo de pollo

Puré de verduras

Yogurt con 2 cucharadas de cereales

CENA

Pechuga de pollo

2 rodajas de piña

Segundo día

COMIDA

Judías verdes

Ternera plancha

Yogurt desnatado

CENA

Ensalada con piña

Lechuga o espinacas crudas queso fresco tomate sherry cortado por la mitad atún natural 2 rodajas de piña

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
378 Hits
0 Comentarios
Destacado

¿Por que se te cae el pelo?

¿Por que se te cae el pelo?

La caída del cabello puede responder a enfermedades como el lupus, la sífilis, un desorden tiroideo como el hipotiroidismo o el hipertiroidismo.

También puede ser un síntoma de una deficiencia de proteínas, hierro, zinc o biotina. Para algunas personas puede ser angustiante ver cómo se les cae el cabello. Pero no en todos los casos se trata de un presagio de una calvicie inminente o de una enfermedad. De hecho, se estima que todos los días perdemos entre 50 y 100 cabellos, lo cual es absolutamente normal.

"Es algo fisiológico. En el cuero cabelludo tenemos pelos en distintas fases: unos están creciendo, otros están estabilizados y otros se tienen que caer. No hay de qué preocuparse"

La pérdida capilar puede aparecer muy acentuada con el paso de la edad. De hecho, existen numerosas enfermedades que causan la caída del cabello, la cual deviene en primer síntoma. Resulta, por tanto, imprescindible detectar de forma precoz esta circunstancia y que un profesional le aconseje el mejor tratamiento.

Son muchas las afecciones que causan alopecia, debilidad o fragilidad en el cabello.

Algunas de ellas son,

Alopecia 


Se trata de una de las enfermedades que causan la caída del cabello y que proporciona autoinmunidad en el organismo. Las propias defensas del cuerpo atacan a los folículos capilares. Cuando los glóbulos blancos agreden los folículos pilosos, interrumpen el crecimiento del cabello, de forma que provocan su pérdida.

La alopecia cursa, de forma más frecuente, en niños y adultos jóvenes. Se desconoce la causa de aparición de la enfermedad, pero se detecta fácilmente al percibir unos “parches” en la cabeza, limpios de pelos. También origina la pérdida de cualquier otro pelo, incluido el de las pestañas, las cejas y el vello facial.

Lupus


Esta enfermedad produce igualmente autoinmunidad. Quienes nacen con una susceptibilidad para desarrollarla necesitan un desencadenante ambiental que la haga brotar, como la exposición al sol, una infección o cambios hormonales (como ocurre con el embarazo).

El lupus afecta a muchos sistemas y órganos diferentes en el cuerpo, lo que crea una gran variedad de síntomas. Además de ser una de las enfermedades que causa la caída del cabello, el lupus también también provoca fatiga, dolor de cabeza o en las articulaciones, anemia y coagulación sanguínea anormal.

Diabetes mellitus 1 y 2


Las personas con esta enfermedad suelen presentar los niveles de azúcar en sangre más altos de lo normal. Este exceso interacciona con los glóbulos rojos, de forma que se sintetizan en un compuesto denominado hemoglobina glucosilada. Así, dicho compuesto modificado, a su vez, provoca una deformación en los glóbulos rojos y los torna más rígidos de lo normal, de forma que se atascan entre las paredes de los vasos. Así se desarrollan los problemas de circulación y vasculares. Si este proceso ocurre en los capilares que suministran sangre a los folículos pilosos, podrían verse debilitados (al no recibir nutrientes), lo que propicia igualmente la caída del pelo o alopecia.

Por otro lado, cuando se presenta azúcar alto en sangre, la persona se halla más expuesta ante infecciones bacterianas y fúngicas, que debilitan en grado sumo el cuero cabelludo y destruyen también los folículos pilosos.

Anemia ferropénica


En la anemia por deficiencia de hierro, se muestra un recuento disminuido en el número de glóbulos rojos (hemoglobina). Cuando una dieta carece de alimentos ricos en hierro o si no se absorben correctamente, surge este cuadro. Sin embargo, la pérdida de sangre, la enfermedad y el embarazo también pueden actuar como causas de anemia.

Si pierde el cabello, o nota que no crece al ritmo o con la longitud con la que solía hacerlo, se recomienda realizar una analítica sanguínea para determinar los niveles de ferritina y hemoglobina. Estos dos parámetros ayudan a detectar una anemia ferropénica. Nada más comenzar el tratamiento, basado, generalmente, en el suplemento de hierro por vía oral, el pelo vuelve a crecer como lo hacía anteriormente.

Tiña


La caída del cabello constituye un síntoma claro de esta enfermedad, cursada por hongos de los géneros Microsporum y Trichophyton. Se acompaña frecuentemente de descamación en el cuero cabelludo, con cambio de coloración, caracterizada por el tono gris. Por lo general, la enfermedad causa unas zonas calvas que producen mucho picor. Resulta muy contagiosa y produce una grave inflamación, por lo que se ha de acudir a un profesional nada más detectarla.

En esta enfermedad también aparecen zonas más sensibles o dolorosas. El cabello puede desprenderse fácilmente y tornarse muy quebradizo. El tratamiento se basa en fármacos antifúngicos, con el fin de frenar la infección.

Otras enfermedades que causan la caída del cabello


El efluvio telógeno puede provocar también alopecia androgenética. Se le detecta por una forma difusa de pérdida de cabello, en la que un número anormal de folículos pilosos pasa rápidamente a la etapa telógena (la fase de “reposo” en la cual no crece el cabello) y no se desprenden hasta varios meses después. No se perciben signos inflamatorios ni miniaturización de folículos observados.

Las personas que padecen dicha enfermedad se quejan de la caída de pelo mientras se lavan o peinan. Puede deberse a fiebre alta, hemorragia, cirugía, trauma, shock, ingesta de medicamentos, dietas de choque, perdida de peso excesiva, malabsorción (de proteínas, vitaminas, hierro o cinc) y desequilibrio endocrino.

Asimismo, algunas enfermedades que causan la caída del cabello son de transmisión sexual, como la infección por VIH o la segunda fase de la sífilis, provocan pérdida de cabello. No obstante, constituye un síntoma no tan evidente, al no manifestarse en todas las personas. Además, existen varias condiciones fisiológicas que conducen a la caída capilar. Por ejemplo, el efluvio posparto provoca la caída del pelo en las mujeres.

En definitiva, la lista sería larga a la hora de enumerar las enfermedades que causan la caída del cabello. Lo más importante, no obstante, es acudir, ante el primer síntoma, a quien diagnosticará la causa de esa caida del cabello.

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
388 Hits
0 Comentarios

Menú móvil

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.