Gastos de envío gratis a partir de 59€ 

0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

En nuestra tienda
plg_search_categories
plg_search_contacts
En nuestra web
plg_search_newsfeeds
En nuestro blog
plg_search_tags

dudas lastablas

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario
Destacado

Probioticos y prebioticos

Probioticos y prebioticos

Los probióticos están presentes en tu día a día por todos los lados. Desde un anuncio que te ha aparecido en Google o en Facebook cuando buscabas un refuerzo para tus defensas hasta el frigorífico del supermercado.

Como te hemos explicado en este blog otras veces, un probiótico se define como uno o más microorganismos vivos que, cuando los tomas en cantidades adecuadas, te confieren un beneficio para tu salud. La mayor parte de los probióticos son bacterias (sobre todo de los géneros Bifidobacterium y Lactobacillus) y levaduras (Saccharomyces boulardii).

Sin embargo, no todos los probióticos disponibles en el mercado son igual de efectivos. Esto no tiene que ver con la forma en la que se administra el probiótico. Es decir, tanto los alimentos como los complementos alimenticios en forma de cápsulas, sobres o frascos bebibles son fuentes de buenos probióticos.

La calidad de un probiótico se mide teniendo en cuenta otros aspectos como su composición, su proceso de fabricación que garantice la supervivencia de las bacterias en el momento que te lo tomas y el tipo de estudios que ha llevado a cabo la marca.

Pero ¿por qué no todos los probióticos son iguales? ¿Cómo me puedo saber si un producto etiquetado como “probiótico” es de calidad?

Vamos a verlo con detalle.  La mayor parte de los probióticos son bacterias Probióticos de calidad, cómo escogerlos

Ante la enorme cantidad de probióticos que no paran de aparecer, tanto la Organización Mundial de la Salud como la Organización Mundial de Gastroenterología han especificado los requisitos que debe cumplir un probiótico para ser de calidad.

La próxima vez que vayas a comprar un probiótico, fíjate en si cumple los siguientes requisitos para saber si puedes confiar en él: un ejemplo es PRODEFEN 

La etiqueta del probiótico incluye de forma clara los siguientes aspectos:
Género, especie y cepa de cada microorganismo. Igual que cada persona tenemos un nombre y dos apellidos, cada probiótico contiene unas bacterias distintas que deben estar correctamente especificadas en la etiqueta: género (nombre), especie (primer apellido) y cepa (segundo apellido). Por ejemplo, Lactobacillus rhamnosus Lcr 35. Aunque una gran parte de los probióticos que se comercializan son de origen humano, este no es un requisito que influye en la eficacia de un probiótico.
Unidades formadoras de colonias (UFC). Este parámetro te informa sobre la cantidad de microorganismos vivos que están disponibles en cada cápsula, sobre o frasco de producto. Es importante que el fabricante te garantice la presencia de esta cantidad de bacterias desde el momento de la fabricación del producto hasta su fecha de caducidad (no solo en el momento de su fabricación).
Dosis recomendada. Es la cantidad de producto que te tienes que tomar para beneficiarte de sus propiedades para tu salud.
Condiciones de almacenamiento. Algunos probióticos necesitan conservarse en la nevera, mientras que otros se pueden almacenar a temperatura ambiente (igual o inferior a 25ºC, como los medicamentos). Esta información te la facilitará el laboratorio farmacéutico en el envase o en el prospecto del probiótico. Como medida de precaución, lo mejor es que conserves el probiótico en lugares secos, frescos y que no les de la luz, sobre todo los meses de verano.
Información de contacto del laboratorio farmacéutico. En el envase o el prospecto del probiótico deben aparecer los datos de contacto del laboratorio fabricante. Esto te facilitará aclarar cualquier duda que te surja o manifestar cualquier problema relacionado con el producto.
Cuenta con ensayos clínicos en humanos que avalan sus beneficios para la salud.
Es importante que el probiótico que compres disponga de estudios propios hechos por el laboratorio fabricante que avalen su eficacia y seguridad para la indicación de salud que promete.

Por ejemplo, es habitual encontrarte que la eficacia de algunos probióticos se justifique con estudios que no se han hecho con el mismo producto que vas a comprar. Pide al fabricante los estudios que han llevado a cabo con sus propios probióticos o averigua si estos estudios están disponibles en la web del producto.

Las dosis efectivas para un probiótico se mueven entre 100 millones y 50 mil millones

Proporciona una dosis efectiva.
Las dosis efectivas para un probiótico se mueven entre 100 millones y 50 mil millones o más de unidades formadoras de colonias por dosis. Sin embargo, más cantidad y variedad de microorganismos no es sinónimo de mejor: los estudios clínicos son los que marcan la dosis efectiva.

Está respaldado por las pruebas científicas.
Los probióticos han demostrado ser eficaces para un amplio abanico de condiciones: desde la salud bucodental e intestinal hasta el refuerzo del sistema inmunitario

Aquí es importante dejar claro que para que un probiótico que te tomas por vía oral sea efectivo no es necesario que modifique la composición de tu microbiota intestinal. Esto es así porque cada vez más se está viendo que los probióticos pueden mejorar tu salud digestiva y extradigestiva (por ejemplo, prevención de las infecciones vaginales y activar tus mecanismos de defensa frente a los patógenos) a través de muchas formas distintas.

Por definición, un probiótico debe tener un efecto para la salud. Y este efecto lo puede llevar a cabo a través de distintas formas. Por ejemplo, a través de colonizar tu intestino, fabricando sustancias que actúan como intermediarias entre el probiótico y el órgano o sistema que actúa como su diana o simplemente desplazando a las bacterias patógenas en el intestino.

Un probiótico debe tener un efecto para la salud  Es seguro para la persona que se lo toma. Para las personas sanas, los probióticos se pueden considerar seguros porque cuando se administran permanecen en tu intestino y no acceden a tu circulación sanguínea.

Los probióticos no deben emplearse o se debe vigilar su uso en las siguientes personas:

Inmunodeprimidas (por ejemplo, personas con el SIDA o sometidas a un trasplante de algún órgano).
Con desnutrición grave.
Convalecientes de cirugía cardíaca, oral o gastrointestinal.
Con disfunción pancreática.
Con heces sanguinolentas.
¿Cuáles son los probióticos naturales?  Los probióticos naturales son microorganismos vivos que puedes encontrar de manera natural en algunos alimentos fermentados.

De hecho, la fermentación es una técnica de conservación de los alimentos que se utiliza desde hace más de 7.000 años. Las tribus nómadas del Neolítico, por ejemplo, conservaban la leche de sus ovejas, cabras y vacas en recipientes hechos de pieles de estos animales, que contenían microorganismos capaces de transformar la leche en yogur.

Las principales propiedades que tiene la fermentación para los alimentos son: una mejora de la digestibilidad de sus nutrientes, un aumento de su valor nutritivo y el desarrollo de una aroma, textura y sabor distintos del alimento de partida.

Pero a pesar de que muchos alimentos y bebidas fermentadas en su publicidad destacan que son fuente de probióticos, debes saber que no todos los alimentos se pueden considerar una fuente de probióticos beneficiosos para tu flora intestinal o microbiota.

Además, mientras que un probiótico en forma de complemento alimenticio o medicamento contiene una dosis exacta de microorganismos que se garantiza hasta el momento de su consumo, esto no sucede para los alimentos fermentados.

Por ejemplo, si compras un envase de kéfir en el supermercado y rompes la cadena del frío desde que lo sacas de la nevera hasta que lo transportas y lo consumes en tu casa, la cantidad de bacterias y levaduras beneficiosas que contiene va a cambiar.

Esto no quita que los alimentos y las bebidas fermentadas sean una opción saludable para incluir en tu dieta como sustitución de las bebidas alcohólicas o las bebidas azucaradas (erróneamente denominadas “refrescos”). Sin embargo, no todos los alimentos fermentados pueden prometer que sirvan para tener una buena salud digestiva o unas defensas en buena forma.

A continuación, te explico los requisitos que debe cumplir un alimento fermentado para considerarse probiótico.

Los probióticos naturales son microorganismos vivos que puedes encontrar de manera natural en algunos alimentos fermentados.
Alimentos fermentados y probióticos De todos los alimentos y bebidas fermentadas que te puedes encontrar, solo algunas leches fermentadas y algunos kefirs se consideran probióticos.

Los tres requisitos que debe cumplir un probiótico son:

Tener bien identificadas las especies de bacterias y levaduras que contiene. Esto quiere decir que se deben poder identificar con nombre y apellidos los microorganismos responsables de las propiedades saludables de un alimento fermentado (recuerda que una bacteria se define, igual que una persona, gracias a su género-nombre-, especie-primer apellido- y cepa -segundo apellido-).
Garantizar un número suficiente de microorganismos vivos en el momento de su consumo. Mientras que algunos alimentos fermentados contienen microorganismos vivos en el momento de su consumo (por ejemplo, el kimchi, el kéfir y el yogur), otros alimentos fermentados los consumimos sin microorganismos vivos debido a que han sido eliminados por el proceso de fabricación (por ejemplo, el vino, el pan de masa madre y el tempeh).
Disponer de estudios bien hechos en humanos que demuestren el efecto beneficioso para la salud. La mayoría de alimentos fermentados, a excepción de algunas leches fermentadas y algunos tipos de kéfir, no tienen estudios en humanos que hayan demostrado sus propiedades saludables.
Si investigas un poco, te darás cuenta de que no todos los alimentos fermentados cumplen estos tres requisitos.

Por ejemplo, la mayoría de los alimentos fermentados que se someten a un proceso de fermentación después se siguen procesando (ya sea a través de una pasteurización, un horneado o un filtrado). Esto explica que no sean una fuente de microorganismos vivos beneficiosos. 

De igual forma, el trasplante de microbiota fecal que se utiliza para combatir la infección repetitiva por la bacteria Clostridioides difficile (anteriormente Clostridium difficile) tampoco se puede considerar un probiótico porque en su composición tiene una enorme cantidad de microorganismos y otros compuestos (la mayoría sin identificar) que explican su eficacia.

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
26 Hits
0 Comentarios
Destacado

MENU

MENU

Día 1:
Para desayunar

    * 1 yogur desnatado al gusto.
   * 2 rodajas de piña natural.
   * Infusión de té verde.

Para almorzar a media mañana

    * Infusión de té al gusto con una cucharada de sacarina. (se puede repetir tantas veces como se desee.

Para comer

    * Caldo vegetal sin grasa.
   * 1 lata de atún al natural.
   * 1 tomate en rodajas aliñado con un poco de orégano, sal y aceite de oliva virgen.
   * Infusión al gusto.

Para merendar

    * Jugo de piña natural sin azúcar.

Para cenar 1 kiwi o 1 manzana o 1 pera antes de cenar

    * Caldo vegetal sin grasa.
   * Alcachofas hervidas o a la plancha con un chorrito de aceite de oliva virgen.
   * Infusión al gusto.

Día 2:
Para desayunar

    * 1 yogur desnatado natural.
   * 2 kiwis
   * Infusión de té verde.

Para almorzar a media mañana

    * Infusión de té al gusto con una cucharada de sacarina. (se puede repetir tantas veces como se desee.

Para comer

Caldo vegetal sin grasa.
   * Espárragos blancos.
   * Porción de pescado blanco al gusto aliñado con un poco de limón.
   * Infusión al gusto.

Para merendar

    * 2 rodajas de piña natural.

Para cenar

    * Caldo vegetal sin grasa.
   * Sepia a la plancha aliñada con un poco de ajo y perejil.
   * Infusión al gusto.

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
103 Hits
0 Comentarios
Destacado

MENU SEMANAL

MENU SEMANAL

Menús de la Dieta

Lunes

• Desayuno: un vaso de leche desnatada con 1 biscote con aceite
• Almuerzo: una rodaja de atún con champiñones a la plancha
• Cena: Un zumo de tomate natural (2 tomates) con un chorrito pequeño de aceite de oliva y una pizca de sal. 1 ensalada verde (lechuga y espinacas con cebolla y media pechuga de pollo hervida y cortada en tiras). Infusión Aquilea

Martes

• Desayuno: leche con café con 2 galletas de limón BImanan
• Almuerzo: : 150g de salmón a la plancha y ensalada verde.
• Cena: Ensalada césar: 100 g de pechuga de pollo a la parrilla, queso fresco, 2 cucharadas de aceite de oliva, lechuga y 5-6 tomates cherry partidos por la mitad. infusión Aquilea

Miércoles

• Desayuno: una naranja y un té o café con leche.
• Almuerzo: 100 g filete de ternera a la plancha y 2 patatas al horno.
• Cena: 4 galletas integrales con 1 tomate, queso fresco y un yogur desnatado del sabor que más te guste.

Jueves

• Desayuno: 2 galletas de limon Un té o café
• Almuerzo: 1 pechuga de pollo a la plancha con pan integral. Ensalada de endibia, tomate y con un chorrito de aceite de oliva una manzana en trozos
• Cena: 1 filete de ternera con espárragos verdes infusión.

Viernes

• Desayuno: leche desnatada con muesli 2 cucharadas.
• Almuerzo: filete de carne asada con verduras (pimientos, calabacín plancha).
• Cena: 100 gramos de pechuga de pollo con champiñones crudos y pelados, tomate y rúcula.

Sábado

• Desayuno: 2 rebanadas de pan tostado integral con tomate y un té o café.
• Almuerzo: 2 rodajas de sandía se come antes gazpacho huevo duro
• Cena: 150 g de salmón a la parrilla con ensalada de rúcula, cebolla.

Domingo

• Desayuno: zumo de naranja con 2 piezas de fruta
• Almuerzo: Ensalada de Pollo César: 100 g de pechuga de pollo a la parrilla, 2 cucharadas de aceite de oliva, lechuga y 5-6 tomates cherry partidos por la mitad,queso fresco.
• Cena: 150 g de pescado (el que quieras) a la plancha y ensalada verde mejor con espinacas crudas.
Mediamañana y merienda fruta 2 piezas iguales o zumo de frutas o yogurt desnatado

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
126 Hits
0 Comentarios
Destacado

Gracias

Gracias

Gracias

                             Estamos profundamente agradecidos de que sean nuestros clientes.

 

Seguiremos esforzándonos para que continúen eligiéndonos.

 

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
156 Hits
0 Comentarios
Destacado

Dieta

Dieta

Choque IV

2 días de la semana Dieta choque IV

Comida  pescado blanco judías verdes y lechuga infusión
Cena      pescado blanco o judías verdes o lechuga infusión

Desayuno leche desnatada con café o Yoghurt
2 kiwis o 3 galletas integrales

Mediamañana y Merienda fruta 1 pieza o infusión

2 días semana Dieta de la Ensalada


comida y cena            Ensalada (tomate pepino cebolla pimiento verde y rojo atún al natural)
                                                    queso fresco o pescado azul
                                                                  infusión

RECOMENDACIONES

- beber abundante agua
- 2biscotes diarios
- 1 cucharadas de aceite
- aliñar la Ensalada con limón natural o vinagre
- complementos INFUSIÓN  drenaje 

 Tomar infusiones ayuda a eliminar liquidos

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
146 Hits
0 Comentarios

Menú móvil

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.