Gastos de envío gratis a partir de 59€ 

0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

En nuestra tienda
plg_search_categories
plg_search_contacts
En nuestra web
plg_search_newsfeeds
En nuestro blog
plg_search_tags

dudas lastablas

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Especial Dietética

Trigliceridos

Trigliceridos

¿Qué son los triglicéridos?

 


Los triglicéridos son el principal tipo de grasa transportado por el organismo. Recibe el nombre de su estructura química. Luego de comer, el organismo digiere las grasas de los alimentos y libera triglicéridos a la sangre. Estos son transportados a todo el organismo para dar energía o para ser almacenados como grasa.
El hígado también produce triglicéridos y cambia algunos a colesterol. El hígado puede cambiar cualquier fuente de exceso de calorías en triglicéridos.


¿Cuál es el nivel normal de triglicéridos?


Los niveles de triglicéridos varían con la edad, y también dependen de qué tan reciente ingirió alimentos antes del examen. La medición es más precisa si no se ha comido en las 12 horas previas al examen. El valor normal es de 150 mg/dL.

Para quienes sufren problemas cardiacos, los niveles de esta sustancia deben ser inferiores a los 100 mg./dl.


Si el colesterol tiene un valor normal, un nivel elevado de triglicéridos no parece ser un factor de riesgo de enfermedad cardiaca, pero sí puede ser riesgoso al asociarse con diabetes y pancreatitis.


¿Cómo están asociados los triglicéridos al colesterol?


Cuando la persona come, los triglicéridos se combinan con una proteína en su sangre para formar lo que se llama lipoproteínas de alta y baja densidad. Estas partículas de lipoproteínas contienen colesterol. Para formar triglicéridos en el hígado el proceso es similar; el hígado toma los carbohidratos y proteínas sobrantes de la comida y los cambia a grasa. Esta grasa entonces se combina con proteína y colesterol para formar lipoproteínas de muy baja densidad, que son liberadas al torrente circulatorio.


¿Qué causa altos niveles de Triglicéridos?


Puede tener varias causas:


• Exceso de peso: los triglicéridos aumentan generalmente a medida que aumenta el peso
• Consumo excesivo de calorías: Los triglicéridos se elevan a medida que se aumenta de peso o se ingieren demasiadas calorías, especialmente provenientes de azúcar y del alcohol. El alcohol aumenta la producción de triglicéridos en el hígado.
• Edad: los niveles de triglicéridos aumentan regularmente con la edad
• Medicamentos: Algunas drogas como los anticonceptivos, esteroides, diuréticos causan aumento en los niveles de los triglicéridos.
• Enfermedades: La diabetes, el hipotiroidismo, las enfermedades renales y hepáticas están asociadas con niveles altos de triglicéridos. Entre los grupos que deben vigilar con mayor cuidado su nivel de triglicéridos se encuentran los diabéticos y las mujeres después de la menopausia. Más de un 75% de los diabéticos tienen los niveles de triglicéridos altos y el 30% de las mujeres que han pasado por la menopausia sufren de este mismo problema.
• Herencia: algunas formas de altos niveles de triglicéridos ocurren entre miembros de una misma familia.


¿Cuál es el tratamiento recomendado?


El tratamiento incluye:


Perder peso. Generalmente, cuando se pierde peso, se logran bajar los niveles de triglicéridos.
Controle su ingesta de carbohidratos y azúcar. Es importante disminuir la cantidad de carbohidratos consumidos (pan, arroz, frijoles, papa y verduras harinosas, pastas, cereales); preferiblemente optar por las opciones integrales. Además, ingiera menos cantidad de azúcar y de alimentos que contengan azúcar. Se recomienda reemplazar azúcar con edulcorante artificial. Es esencial consumir una cantidad adecuada de frutas y vegetales para proteger las arterias y el corazón
Disminuir el consumo de alcohol. Algunas personas son mas propensas a que el alcohol aumente la producción de triglicéridos por el hígado.
Disminuir el consumo de grasa total y saturada. Elija sus calorías provenientes de la grasa sabiamente: primero, es importante mantener la cantidad de grasa consumida al mínimo, y luego, es importante evitar el tipo de grasa de origen animal (mantequilla, natilla, helados de crema, lácteos enteros, carnes muy grasosas, piel del pollo) y el tipo de grasa llamado trans (este se encuentran en productos parcialmente hidrogenados). El comer pescado 2-3 veces a la semana, ya que el aceite de pescado (Ej. Salmón) reducen los niveles de triglicéridos.
Si con estas medidas y cambios en hábitos alimenticios no disminuyen los niveles, se inicia tratamiento con medicamentos tipo ácido nicotínico y Gemfibrozil. Se debe advertir si sufre de enfermedades hepáticas, diabetes, gota, úlceras, arritmias cardiacas en caso de tomar ácido nicotínico.


Cuáles son los síntomas?


Los triglicéridos muy elevados pueden provocar pancreatitis, agrandamiento del hígado y el bazo y depósitos grasos en la piel conocidos como xantomas. Fuera de esto, los triglicéridos pueden no provocar otros síntomas hasta que se presentan enfermedades cardiacas o de los vasos sanguíneos.


¿Cómo se tratan?


Los medicamentos de venta con receta incluyen niacina (Niaspan®) y gemfibrozil (Lopid®).


A las personas con niveles elevados de triglicéridos se les recomienda que bajen de peso y limiten el consumo de alimentos procesados, azúcares simples, alcohol y grasas saturadas. Estas últimas se encuentran sobre todo en productos animales, como la carne, los huevos y los lácteos, al igual que en aceites tropicales como el de palma o de coco.


Suplementos nutricionales que pueden ser beneficiosos


• Aceite de pescado (EPA/ADH) (3,000 mg diarios de ácidos grasos omega-3): Muchos estudios doble ciego han demostrado una y otra vez que los aceites de pescado (llamados también concentrados de aceite de pescado) que contienen EPA y ADH reducen los niveles de triglicéridos. Para calcular cuánto ácido graso omega-3 contiene un suplemento de aceite de pescado, sume las cantidades de EPA y ADH. Por ejemplo, una cápsula típica de 1,000 mg de aceite de pescado proporciona 180 mg de EPA y 120 mg de ADH (total de ácidos grasos omega-3 = 300 mg). Diez de estas cápsulas contendrían 3,000 mg de ácidos grasos omega-3. El aceite de hígado de bacalao, otra fuente de ácidos grasos omega-3, también reduce los niveles de TGs. Quienes deseen utilizar aceite de hígado de bacalao en lugar de concentrados de aceite de pescado deben consultar a su médico. Otras fuentes de ácidos grasos omega-3, como el aceite de semillas de linaza, no reducen los TGs. Las personas que toman aceite de pescado también podrían necesitar consumir vitamina E para evitar que el aceite sufra una oxidación potencialmente peligrosa en el cuerpo.
• Pantetina (300 mg tres veces al día): La pantetina es una forma especial del ácido pantoténico, una vitamina B. Varios estudios han mostrado que 300 mg de pantetina tomados tres veces al día reducen los niveles de TG. La forma que se encuentra en la mayoría de las combinaciones de ácido pantoténico y vitamina B no tiene este efecto.
• Niacina (500 mg de hexaniacinato de inositol, tres veces al día): Los médicos utilizan la niacina en forma de vitamina B3 para reducir los niveles de colesterol, pero la niacina también disminuye los triglicéridos.
• Calcio: 800 mg al día durante un año.
• Cromo (en los diabéticos): 200 µg diarios (como picolinato de cromo).
• Fructo-oligosacáridos (FOS): De 8 a 20 gramos diarios.
• Hexaniacinato de inositol: Algunos médicos recomiendan el hexaniacinato de inositol (una forma especial de vitamina B3) como alternativa a la niacina, porque se considera que presenta menos efectos secundarios. Sin embargo, no está claro si el hexaniacinato de inositol es tan efectivo como la niacina para bajar los niveles de triglicéridos.
• L-carnitina (De 1 a 3 gramos diarios): Algunos médicos recomiendan entre 1 y 3 gramos de L-carnitina al día.
Hierbas que pueden ser beneficiosas
• Guggul (De 250 a 500 mg diarios): Estudios clínicos indican que el guggul, una mezcla de esteroides que se extrae de la oleorresina elástica de Commiphora mukul, es efectivo para el tratamiento de los TGs elevados; en un estudio, los triglicéridos en plasma bajaron 30.3%.
• Avena: Las fibras solubles en agua, como el beta glucano que se encuentra en la avena, pueden ser especialmente útiles para reducir los niveles de triglicéridos.
• Achillea wilhelmsii: En un estudio doble ciego, personas con triglicéridos moderadamente altos tomaron una tintura de Achillea wilhelmsii, una hierba que se usa en la medicina persa tradicional. Los participantes en el estudio tomaron de 15 a 20 gotas de tintura dos veces al día durante seis meses. Al final de la prueba, los participantes experimentaron reducciones significativas en el nivel de triglicéridos en comparación con quienes tomaron placebo. No se informó de efectos adversos.
• Fenogreco (Trigonella foenum-graecum): De 25 a 100 gramos diarios.
• Ajo (Allium sativum): Un diente de ajo entero al día, o entre 600 y 900 mg de comprimidos con capa entérica diarios (900 mg proporcionan entre 5,000 y 6,000 µg de alicina), divididos en dos o tres dosis diarias.
• Psyllium (Plantago ovata): De 4 a 20 gramos (1 cucharadita) o de 10 a 20 gramos (hasta 2 cucharaditas) de semillas pulverizadas en un vaso grande de agua o jugo; se bebe inmediatamente, antes de que se espese.
• Arroz de levadura roja: Aunque se utiliza principalmente para reducir el colesterol en sangre, un estudio encontró que el extracto de arroz de levadura roja, alto en monacolinas, puede reducir en forma importante los niveles de triglicéridos en sangre. Las personas en el estudio tomaron 1.2 gramos diarios (aproximadamente 13.5 mg de monacolinas en total) de un concentrado de extracto de arroz de levadura roja durante dos meses.
Cambios en la dieta que pueden ser beneficiosos
• Alcohol: Se cree que beber copiosamente es una causa importante de hipertrigliceridemia, aunque beber en forma moderada, no.
• Azúcar: Consumir azúcar refinada aumenta los niveles de TG.
• Cafeína: En un estudio en personas que consumían cantidades elevadas de cafeína (un promedio de 560 mg diarios, ya fuera de café o de té), cambiar por café descafeinado y eliminar todas las demás fuentes de esta sustancia durante dos semanas produjo una reducción estadísticamente significativa de 25% en los niveles de TG.
• Fibra: Las dietas ricas en fibra han logrado reducir los triglicéridos en varios estudios, pero no han tenido efecto en algunos otros. La fibra soluble en agua, como la pectina de la fruta, la goma de guar de las leguminosas y el beta glucano de la avena, puede ser especialmente útil para reducir los niveles de triglicéridos.
• Dieta baja en grasas saturadas: Muchos médicos recomiendan una dieta baja en grasas saturadas (lo que significa evitar las carnes rojas y todos los productos lácteos excepto los que no contienen grasa) para reducir los TGs y el riesgo de enfermedades cardiacas.
Cambios en el estilo de vida que pueden ser beneficiosos
• Ejercicio: El ejercicio reduce los niveles de TG. Las personas con diabetes o enfermedades cardiacas, o mayores de 40 años, deben consultar a un médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
• Dejar de fumar: Fumar se ha relacionado con niveles elevados de triglicéridos.
• Pérdida de peso: La obesidad aumenta los niveles de TG.


Hiperlipidemias hereditarias


Los valores del colesterol y de los triglicéridos son más elevados en las personas con hiperlipidemias hereditarias, también llamadas hiperlipoproteinemias, que interfieren con los mecanismos orgánicos de metabolización y eliminación de las grasas. Cada uno de los cinco tipos principales de hiperlipoproteinemia provoca un perfil diferente de grasas en la sangre y un conjunto distinto de riesgos.

La hiperlipoproteinemia tipo 1 (hiperquilomicronemia familiar) es un raro trastorno hereditario, presente al nacer, en el que el organismo es incapaz de eliminar los quilomicrones de la sangre. Los niños y los adultos jóvenes con hiperlipoproteinemia tipo 1 sufren ataques repetidos de dolor abdominal. Tienen el hígado y el bazo agrandados y desarrollan depósitos cutáneos de grasa de color rosa amarillento (xantomas eruptivos). Los análisis de sangre muestran concentraciones extremadamente elevadas de triglicéridos. Este trastorno no lleva a la arteriosclerosis, pero puede causar pancreatitis, que puede ser mortal. Las personas con este trastorno deben evitar comer grasas de todos los tipos, saturadas, no saturadas y polisaturadas.
La hiperlipoproteinemia tipo 2 (hipercolesterolemia familiar) es un trastorno hereditario que provoca una arteriosclerosis acelerada y muerte temprana, por lo general de infarto de miocardio. Las personas con hiperlipoproteinemia tipo 2 tienen valores elevados de colesterol LDL. Los depósitos de grasas forman abultamientos (xantomas) en los tendones y la piel. Uno de cada seis varones con este trastorno sufre un ataque cardíaco a los 40 años, mientras que dos de cada tres lo sufren a los 60. Las mujeres con hiperlipoproteinemia tipo 2 corren también un riesgo elevado, pero con un comienzo más tardío; aproximadamente una de cada dos mujeres con este trastorno tendrá un ataque cardíaco a la edad de 55 años. Las personas que tienen dos genes para este trastorno (una incidencia rara), pueden presentar valores de colesterol total de 500 a 1200 mg/dl y con frecuencia mueren en la infancia de enfermedad coronaria.
El tratamiento se orienta a evitar los factores de riesgo tales como el tabaco y la obesidad, además de reducir los valores de colesterol en sangre con fármacos, seguir una dieta que contenga pocas o ninguna grasa, especialmente grasas saturadas y colesterol, y hacer ejercicio. Agregar salvado de avena a la alimentación, el cual se adhiere a las grasas a nivel intestinal, puede ser útil. Con frecuencia es necesario un fármaco reductor de los valores de lípidos.
La hiperlipoproteinemia tipo 3 es un trastorno hereditario poco frecuente que conduce a elevados valores de colesterol VLDL y triglicéridos. En los varones con hiperlipoproteinemia tipo 3, los cúmulos grasos aparecen en la piel en la etapa adulta temprana; en las mujeres, éstos aparecen de 10 a 15 años más tarde. En ambos los depósitos aparecerán antes si existe sobrepeso. La arteriosclerosis obstruye con frecuencia las arterias y disminuye el flujo de sangre a las piernas en las personas de mediana edad. Los análisis de sangre muestran concentraciones elevadas de colesterol total y triglicéridos. El colesterol en estos individuos es en su mayor parte VLDL. Estos sujetos tienen con frecuencia diabetes leve y valores elevados de ácido úrico en la sangre.
El tratamiento supone alcanzar y mantener un peso ideal del cuerpo e ingerir menos colesterol y grasas saturadas. Generalmente se necesitan fármacos que reduzcan los lípidos. Los valores sanguíneos de grasa pueden ser casi siempre reducidos a valores normales, disminuyendo así la incidencia de arteriosclerosis.
La hiperlipoproteinemia tipo 4, un trastorno frecuente que afecta a menudo a varios miembros de una misma familia, provoca valores altos de triglicéridos. Este trastorno puede aumentar el riesgo de desarrollar arteriosclerosis. Las personas con hiperlipoproteinemia tipo 4 suelen tener a menudo sobrepeso y diabetes leve. Resulta beneficioso reducir peso, controlar la diabetes y evitar el consumo de alcohol. También es beneficiosa la administración de un fármaco que reduzca los valores de lípidos.


Xantomas


Los xantomas, caracterizados por el depósito de material graso en la piel, pueden ser una manifestación de algunas hiperlipidemias.

La hiperlipoproteinemia tipo 5

Es un trastorno poco frecuente en el que el organismo no puede metabolizar y eliminar suficientemente el exceso de triglicéridos. Siendo en algunas ocasiones hereditario, este trastorno puede en otras ser provocado por el abuso de alcohol, una diabetes mal controlada, insuficiencia renal o la ingestión de alimentos después de un período de inanición. Cuando es heredado, el trastorno habitualmente se manifiesta por primera vez en la etapa adulta temprana. Las personas con hiperlipoproteinemia tipo 5 pueden tener un gran número de depósitos grasos (xantomas) en la piel, un aumento en el tamaño del hígado y del bazo y dolor abdominal. Son frecuentes una diabetes leve y altas concentraciones de ácido úrico. Muchas personas tienen sobrepeso. La principal complicación es la pancreatitis, que suele producirse a menudo por ingerir grasas, y puede resultar mortal. El tratamiento consiste en evitar las grasas en la dieta, adelgazar y no beber alcohol. Pueden ser útiles los fármacos que reducen los lípidos.


Alteraciones del colesterol y otras grasas


Las grasas, también denominadas lípidos, son sustancias ricas en energía que sirven de fuente principal de combustible para los procesos metabólicos del cuerpo. Las grasas se obtienen de los alimentos o se forman en el cuerpo, mayormente en el hígado, y pueden ser almacenadas en las células adiposas para su uso en cualquier momento. Las células adiposas también aíslan el cuerpo del frío y ayudan a protegerlo de las lesiones. Las grasas son componentes esenciales de las membranas celulares, de las vainas de mielina que envuelven las células nerviosas y de la bilis.
Las dos principales sustancias grasas presentes en la sangre son el colesterol y los triglicéridos. Las grasas se adhieren a ciertas proteínas para desplazarse con la sangre; la combinación de grasas y proteínas se denominan lipoproteínas. Las principales lipoproteínas son los quilomicrones, las lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y las lipoproteínas de alta densidad (HDL).
Cada tipo de lipoproteína sirve para un propósito diferente y se descompone y se excreta en formas ligeramente distintas. Por ejemplo, los quilomicrones se originan en el intestino y transportan ciertos tipos de grasas digeridas desde los intestinos hacia la sangre. Luego una serie de enzimas extraen la grasa de los quilomicrones para utilizarla como energía o para acumularla en las células adiposas. Por último, el quilomicrón restante, despojado de la mayor parte de su grasa (triglicérido), es extraído de la sangre por el hígado.
El organismo regula las concentraciones de lipoproteínas de varias maneras. Una de ellas es mediante la reducción de la síntesis de lipoproteínas y de su ingreso en la sangre. Otro modo es a través del incremento o la disminución de la velocidad a la cual se eliminan las lipoproteínas de la sangre.
Si por la sangre circulan valores anormales de grasas, especialmente de colesterol, pueden aparecer problemas a largo plazo. El riesgo de presentar arteriosclerosis y enfermedades de las arterias coronarias o carótidas (y por consiguiente el riesgo de tener un ataque cardíaco o un accidente vascular cerebral) aumenta con la concentración total de colesterol. Por consiguiente, los valores de colesterol bajos son mejores que los elevados, aunque los valores muy bajos de colesterol pueden también ser perjudiciales. Un valor ideal del colesterol total es probablemente de 140 a 200 miligramos por decilitro de sangre (mg/dl) o menos. El riesgo de un ataque cardíaco es más del doble cuando el valor total del colesterol se aproxima a los 300 mg/dl.
No todas las formas de colesterol aumentan el riesgo de una enfermedad cardíaca. El colesterol transportado por las LDL (conocido como colesterol nocivo) aumenta el riesgo; el colesterol transportado por las HDL (conocido como colesterol benéfico) disminuye el riesgo y es beneficioso. Idealmente, los valores del colesterol LDL deben ser inferiores a 130 mg/dl, mientras que los valores del colesterol HDL deben ser superiores a 40 mg/dl. El valor HDL debe representar más del 25 por ciento del colesterol total. El valor del colesterol total es menos importante como factor de riesgo de las enfermedades cardíacas o de los accidentes vasculares cerebrales que la proporción colesterol total/colesterol HDL o que la proporción LDL/HDL.


No está claro si valores elevados de triglicéridos aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas o de accidentes vasculares cerebrales. Los valores en sangre de triglicéridos superiores a 250 mg/dl se consideran anormales, pero los valores elevados no parecen aumentar de modo uniforme el riesgo de arteriosclerosis o de enfermedad coronaria. Sin embargo, las concentraciones extraordinariamente elevadas de triglicéridos (superiores a 800 mg/dl) pueden producir pancreatitis.

Valora este artículo del blog:
1
dieta miercoles y viernes
ECZEMA
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Miércoles, 24 Abril 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Menú móvil

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.