Gastos de envío gratis a partir de 59€ 

0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

En nuestra tienda
plg_search_categories
plg_search_contacts
En nuestra web
plg_search_newsfeeds
En nuestro blog
plg_search_tags

dudas lastablas

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Especial Dietética

PREBIOTICOS

PREBIOTICOS

No debe confundirse con alimento probiótico.

Los prebióticos son una clase de alimentos funcionales, definidos como: "Ingredientes no digeribles que benefician al organismo, mediante el crecimiento y/o actividad de varias bacterias en el colon, mejorando la salud". La definición de prebiótico es literalmente como "promotores de vida" (contrario a antibiótico).

Características

       Los alimentos prebióticos son por regla general hidratos de carbono no digestibles, como los fructooligosacáridos. Estos alimentos prebióticos estimulan el crecimiento y la actividad de bacterias beneficiosas para la  flora intestinal, principalmente bifidobacterias y lactobacilos. Uno de los mejores hidratos de carbono 'no digestibles' investigados es la lactulosa (se trata de un azúcar compuesto por los azúcares naturales fructosa y galactosa).

        La lactulosa es en sí misma una sustancia prebiótica. En esta categoría de alimentos prebióticos se encuentran las fibra alimenticia, los fructooligosacáridos y la inulina. Todas estas moléculas pueden formar parte de la composición intrínseca de los alimentos o añadirse a los mismos (alimentos funcionales).

        Los alimentos prebióticos que mejor definen esta función son los hidratos de carbono similares a la inulina y se usan en la industria alimentaria como sustitutos de azúcares y grasas; suelen aportar a los alimentos textura, estabilizan la formación de espuma, mejoran las cualidades sensoriales (propiedades organolépticas) de los productos lácteos fermentados, galletasmermeladas, el pan y la leche. La estructura molecular de la inulina resiste a la digestión en la parte superior del intestino, lo que evita su absorción y le permite continuar su recorrido intestinal hasta que llega al colon, donde se convierte en alimento para las bacterias allí presentes.

Los prebióticos

       Los prebióticos son un tipo de hidratos de carbono que nuestro intestino no puede digerir, y tienen la capacidad de modificar de forma selectiva la flora intestinal, ya que son utilizados por los probióticos como sustrato alimenticio.

        De esta forma, favorecen el desarrollo de las bacterias beneficiosas del intestino disminuyendo la cantidad de microorganismos potencialmente patógenos.

                                            Se encuentran presentes, en cantidades moderadas, en algunos alimentos como plátanos, espárragos, ajo, tomates, puerro, trigo integral, alcachofa, cebollas o achicoria.

        Gracias a su capacidad para favorecer el desarrollo de las bacterias beneficiosas o probióticos, se consideran un suplemento apropiado cuando es necesario mejorar la flora intestinal.

         Los más utilizados son los fructooligosacáridos (FOS), la inulina y los galactooligosacáridos (GOS). Existen estudios que han demostrado sus numerosos efectos positivos, como:

  • Estimular el sistema inmunitario.
  • Propiciar el desarrollo de las bacterias beneficiosas de la flora intestinal, y dificultar el crecimiento de las patógenas.
  • Facilitar la absorción de algunos minerales como el calcio y el magnesio.
  • Favorecer la síntesis de ciertas vitaminas.
  • Reducir los trastornos digestivos, como los molestos gases, al ayudar a mantener el equilibrio intestinal.
  • Mejorar la regularidad intestinal, con lo que disminuyen los episodios de estreñimiento.
  • Reducir el riesgo de cáncer de colon y de enfermedad inflamatoria intestinal.

        Cuando las bacterias beneficiosas del intestino utilizan los prebióticos como alimento producen una serie de subproductos, entre los que se encuentran los ácidos grasos de cadena corta (AGCC), que tienen efectos positivos sobre el intestino, ya que las células intestinales los utilizan como nutrientes.

      En artículos anteriores tratamos el tema de los probióticos no son más que microorganismos vivos que se añaden a alimentos o que se presentan por su modo de elaboración en algunos productos alimenticios, tales como el yogur, al cual se inoculan lactobacilos para lograr el producto final.

       Sobre los probióticos podemos decir que éstos llegan vivos al intestino y junto a las bacterias que están presentes allí, mejoran el funcionamiento de este órgano y constituyen una excelente barrera de defensa que refuerza el sistema inmunológico.

        Por su parte, los prebióticos no son microorganismos vivos, la diferencia con los probióticos es que éstos son simplemente sustancias que estimulan el crecimiento de los probióticos y otras bacterias que se encuentran en nuestro organismo como constituyentes de la flora intestinal.

         Los prebióticos actúan junto a los probióticos, repoblando la flora intestinal y optimizando sus funciones a favor de la salud de nuestro organismo.

         Los alimentos industriales que se comercializan como funcionales tienen un costo superior a los alimentos no funcionales, mientras que muchos alimentos en su formato natural pueden ofrecernos a menor costo, prebióticos y/o probióticos que benefician la salud. PRODEFEN sobres 10unidades , ROTAGERMINE.

        Sólo encontramos de forma natural probióticos en el yogur, pues éstos no existirían si no tienen la acción de los microorganismos vivos antes nombrados, imprescindibles para su producción.

        Pero si podemos encontrar prebióticos en muchos alimentos naturales, que contribuyen a la expansión de estos microorganismos en el intestino.

         Son  alimentos funcionales en su forma natural por poseer prebióticos la alcachofa, la patata, los espárragos, las legumbres, las bananas, entre otros.

Los prebióticos son ingredientes alimentarios no digeribles (oligosacáridos) que llegan al colon y sirven de sustrato a los microorganismos, originando energía, metabolitos y micronutrientes utilizados por el hospedador y estimulando el crecimiento selectivo de determinadas especies beneficiosas (principalmente, bifidobacterias y lactobacilos) de la microbiota intestinal.

          En este artículo se realiza una revisión sobre los carbohidratos prebióticos desde diferentes perspectivas, comenzando por las definiciones de prebióticos formuladas a lo largo de los últimos treinta años por científicos y diferentes organismos internacionales. Se realiza una descripción detallada de los prebióticos aceptados, como tales, que presentan propiedades beneficiosas fundamentadas en estudios llevados a cabo en humanos (fructanos tipo inulina y FOS; GOS, lactulosa y oligosacáridos de leche humana), los que se consideran prebióticos emergentes y aquellos que se encuentran en fases iniciales de estudio. Además y teniendo en cuenta que la estructura química de los carbohidratos influye notablemente en sus propiedades prebióticas, se describen las técnicas más utilizadas para su análisis y caracterización. Asimismo, se detallan los modelos in vitro e in vivo más utilizados para estudiar la resistencia de los prebióticos a la digestión y la absorción gastrointestinal, la fermentación de los prebióticos en el colon así como los criterios a tener en cuenta para llevar a cabo ensayos de intervención en humanos.

Como conclusión, podría decirse que la investigación existente hasta el momento, sobre prebióticos, es extensa y pone de manifiesto que es necesario considerar un gran número de factores para poder atribuir alegaciones de salud a un prebiótico.

Los primeros estudios sobre prebióticos se remontan a los años 80 cuando investigadores japoneses demostraron, en cultivos in vitro utilizando como inóculo heces humanas, que ciertos oligosacáridos no digeribles (fundamentalmente FOS) eran fermentados selectivamente por bifidobacterias y que además tenían la capacidad de estimular su crecimiento. Los resultados de estas investigaciones fueron confirmados por Gibson y Roberfroid 4 investigadores que propusieron la primera definición de prebiótico en la que indicaron que: “es un ingrediente alimentario no digerible que afecta beneficiosamente al hospedador al estimular selectivamente el crecimiento y/o actividad de uno o un limitado número de especies bacterianas en el colon, y que por lo tanto mejora la salud”.

En 2004, Gibson y col.5 , revisaron este concepto y definieron de nuevo los prebióticos como: “ingredientes que al ser fermentados selectivamente dan lugar a cambios específicos en la composición y/o actividad de la microbiota intestinal confiriendo beneficios tanto para la salud como para el bienestar del individuo”.

Valora este artículo del blog:
1
DIETA 3 días seguidos
Piel Atopica
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Domingo, 21 Abril 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Menú móvil

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.